Diferencias entre un Commerce B2B y B2C

Durante todo el 2020 y a lo largo del 2021, las empresas se han visto en la necesidad de replantear sus modelos de negocio para mantener la rentabilidad. Ahora, más que nunca, el mejor aliado de las industrias es el comercio electrónico, siendo una gran herramienta tanto para los clientes como para las empresas.

Hoy en día el E-commerce se presenta no solo como una solución para los usuarios que desean adquirir productos y servicios desde la comodidad de sus hogares; sino también como una buena alternativa para las empresas que desean sustituir el comercio tradicional.

Como hemos explicado anteriormente en nuestro artículo “E-commerce como alternativa”, dependiendo del tipo de negocio que tenga cada industria los modelos de E-commerce pueden variar. Entre los más conocidos se encuentran el B2B (Business to Business) y el B2C (Business to Consumer).

Queremos aprovechar la oportunidad para explicar cuáles son algunas de las principales diferencias entre estos dos commerce:

  • Contexto del comprador: El E-commerce B2B se dedica principalmente al comercio entre empresas, mientras que el B2C está orientado al consumidor final.  En el caso de este último, la compra realizada por un cliente final está orientada a satisfacer sus necesidades individuales, ya sean adquirir un producto, servicio, hacer un regalo o una donación. El punto a tener en cuenta es que sus deseos e intereses son los que definen la compra. Mientras que en el B2B, la transacción se puede llevar a cabo a través de un empleado, sin embargo no son sus intereses los que definen la negociación, sino las necesidades de la empresa.
  • Volumen de venta: En el comercio B2B el número de clientes es menor pero el volumen de compra suele ser mayor o a gran escala. En cambio, en el commerce B2C sucede lo contrario, el número de clientes será más grande pero su volumen de compra será inferior.
  • Valor de los clientes: Como se mencionó anteriormente, los clientes B2C compran pocos productos y en pocas ocasiones a lo largo del año (suponiendo que vuelvan a comprar en la misma empresa). Por otra parte el B2B cuenta con una alta recurrencia de clientes y un valor de pedido medio. 
  • Personalización de los precios: En el comercio B2C los precios son fijos y no cambian sin importar quién sea el cliente. Por otra parte esto no pasa en el comercio B2B, ya que las empresas suelen otorgar condiciones especiales a sus mejores clientes (tales como precios diferentes y dinámicos). Las condiciones son únicas para cada cliente en función del valor de sus compras, la antigüedad, la ubicación geográfica, entre otros otros factores. Esto sucede porque perder un cliente B2B afecta mucho más que perder uno B2C, ya que en este caso los compradores son muy numerosos.
  • Métodos de pago: Los métodos de pago son similares en ambos casos, incluyendo tarjetas de crédito, PayPal, transferencias. etc; sin embargo el B2B también acepta el pago con cheques, domiciliación bancaria, pagos a 15, 30 o 60 días, etc.
  • Proceso de compra: Otra de las diferencias entre el comercio B2B y B2C se encuentra en el proceso de compra. El comercio dedicado a las empresas tiene un proceso más largo y con múltiples etapas, ya que pasa por distintos niveles dentro de la organización. Por el contrario, el comercio B2C, tiene un proceso de compra corto, debido a que el usuario es el único que participa en la toma de decisión.

En resumen, cada commerce tiene sus ventajas y está enfocado en satisfacer diferentes necesidades. Por esta razón las empresas deben desarrollar bien sus estrategias y definir correctamente cuál de todos les conviene utilizar, de esta manera podrán aprovechar al máximo esta herramienta.

 Si estás interesado en un B2B pincha aquí y descubre las funcionalidades que trae para ti Liferay Commerce.

 

00

More Blog Entries

thumbnail
thumbnail

0 Comments